11.2.15

El campo semántico personal


Pinterest

Durante las últimas semanas he estado inmersa en la lectura de un libro maravilloso, se trata de uno de los manuales de escritura de Silvia Adela Kohan. Es curioso cómo esta mujer consigue enganchar al lector —como si estuviésemos ante una novela—, hacerlo reflexionar acerca del complejo mundo de la escritura y sacar lo mejor del escritor que llevamos dentro.

Me encontraba sumergida entre sus páginas cuando el campo semántico personal irrumpió en mi campo de visión. Sí, desde entonces no he dejado de pensar en ello y es que por ahí comienza un escritor a forjar su estilo, esa marca que lo hará reconocible a los ojos de sus lectores.

Evanescente. Pluma. Crisol. Niebla. Añil. Glauco. Etéreo. Cadencia. Blanco. Albo. Niebla. Vampiro. Alquimia. Luna. Viento. Lobo. Lágrima. Ánima. Sueño. Bruma. Griego. Mundo. Creador. Psicopompo.

Estas son algunas de las palabras que componen mi campo. Es curioso, después de hacer el ejercicio y reunir unas cuantas palabras me he puesto a examinar mis escritos y… ¡sorpresa! Ahí están.

¿Cuál es mi criterio? En algunos casos mi elección responde a la bella estética de la palabra en sí, otras evocan sensaciones o recuerdos y por último están aquellas cuyo significado me agrada.

Os animo a probarlo, es increíble lo mucho que ayuda a conocerse a uno mismo como creador de mundos. 

Por supuesto también sería recomendable analizar nuestra forma de ordenar los elementos en una oración o la forma de puntuar... pero eso ya es otra historia ;)
We heart It

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada.
    Tengo esa guia, y aunque creo que sería dificil crear mi campo semántico personal, así del tirón y en frío, creo que si nos daría por revisar mis escritor, todos tienen en común palabras como : Frío, melancolía, tinieblas, nostálgica, sangre, inconformismo, rebelde, copos de nieve, lluvia, luz, oscuridad, renacer, mariposas, ...serían muchas las palabras que se repiten, creo.
    Mil besos, y que sepas que mola esto de compartir guías, cuando vuelva a revisar la página 42, me acordaré de ti y de esta entrada! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para nada difícil, amiga, el campo ya está ahí. El ejercicio es para que tú lo descubras, pero ya está presente en todos tus escritos. ¿Ves? Todas esas palabras que has enumerado me recuerdan siempre a ti. ¿Por qué será? Porque forman parte de tu campo y por lo tanto de tu estilo ^ ^

      A mí también me encanta lo de compartir guías, mi próxima adquisición será la de puntuación, por ahora la he sacado de la biblioteca, pero en cuanto me recupere un poco la compraré igual que la otra.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Pues me veo igual que Rebeka, no sabría decir cuál es mi campo semántico. Ni me atrevo a enumerar palabras xDD Pero es un ejercicio interesante. Si te animas, podrías proponernos algún otro de la guía ^__^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me encantó cuando lo vi y rápidamente analicé algunos relatos y fragmentos de novelas, de ahí extraje la lista de palabras, aunque por supuesto había muchas más. No era plan de hacer una entrada interminable.

      Pues mira, hablando de ejercicios, hay otro similar sobre el estilo, pero partiendo de la puntuación, es de otra guía de la misma autora. Más adelante os hablaré de él :)

      Un abrazo y gracias por encontrar siempre tiempo para pasar por aquí.
      ¡Se agradece un montón!

      Eliminar
  3. Ufff, pero qué ejercicio más difícil. Eso sí, seguro que te ayuda a conocerte mejor. Y cuando te conoces mejor te sientes mejor contigo mismo porque sabes por dónde vas a salir... Intentaré practicarlo.

    Desde luego tu campo semántico es una preciosisdad. Suena apetecible y melódico. El mío seguramente parecerá una amalgama de piezas de diferentes puzles jejeje

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algún día te animas a hacerlo publícalo en el blog ;)

      Me alegro de que veas de ese modo mi campo semántico. Y sí, son piezas de puzle al fin y al cabo, Kafka por ejemplo hablaba del proceso de escritura diciendo que casi podía escuchar el sonido de las palabras al rozarse unas con otras, que eran engranajes de la misma maquinaria. Es muy curioso verlo de ese modo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Bienvenidos a mi mundo :)